Según los datos de consumo alimentario en España en 2011 el consumo de marisco, crustáceos y moluscos congelados se incrementó en un 0,6%, mientras que el fresco y cocido se redujo en un 7,3% y  en un 3,7%, respectivamente. Lo cierto es que a pesar del resultado en positivo del consumo de marisco congelado y de las conservas de pescados y moluscos, que aumentó en un 1,8%, no se pudo compensar el descenso del consumo total de pescado -que cayó en un 1,6%-, ni el anteriormente mencionado de mariscos frescos y cocidos; de manera que finalmente, el consumo de total pesca en el hogar se redujo en 2011 en un 1,9%.

Por otra parte, el gasto alimentario en hogares se incrementó en un 0,6% con respecto al año anterior. Sobre este aumento, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, explicó en la presentación de los resultados de dicho estudio que el incremento “se debe principalmente a la subida del precio medio de los alimentos en un 1,3%, lo que  ha compensado la evolución del consumo que descendió un 0,7%”.

Los estudios del Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria y del Panel de Consumo del Ministerio, a partir de los que se obtuvieron los datos de consumo alimentario en España el pasado año, también muestran que si bien el número de hogares se incrementaron en un 0,5%, realmente se ha “ralentizado” el ritmo de creación de nuevos hogares.

Según las estadísticas, el consumo per cápita en alimentación en el hogar descendió en 2011 en menor medida que en años anteriores, siendo de un 0,6%; mientras que en 2010 se redujo un 3,1% y en 2009 en un 1,1%.

En lo que respecta a la evolución del gasto por persona en alimentación en hogar aumentó en 2011 en un 0,8%, mientras que en años anteriores descendió. Así, concretamente, en 2010 el gasto por persona en alimentación en hogares mermó un 4,2%, y en 2009 un 4,3%.

Los productos de la pesca representan el segundo grupo de alimentos en los que más se gastó en 2011 en alimentación, solamente superado por los productos cárnicos. Concretamente, en productos pesqueros se gastó un 13,3% del total en alimentación, en cárnicos un 23% y en lácteos un 12,6%.

Si nos centramos únicamente en los alimentos del mar, se observa que el consumo total de pesca en hogares descendió en un 1,9% con respecto a 2010. Asimismo, en el estudio se explica que “los mariscos frescos muestran un descenso de consumo” y que, en este grupo de productos, las conservas son las que han experimentado una mejor evolución a lo largo del pasado año.

Cabe destacar que, el titular del Ministerio, Arias Cañete, señaló que “una parte importante de nuestra alimentación la constituyen los productos frescos, con un 42,4% del volumen total consumido y un 45,8% de nuestro presupuesto total en alimentación”.

 

Descárgate la presentación completa de los datos de consumo alimentario en España 2011 pinchando aquí